Materiales complementarios

Secciones estandarizadas

La utilización de secciones estandarizadas en la construcción con madera presenta diversas ventajas que contribuyen a la eficiencia y calidad del proceso constructivo. En primer lugar, la estandarización simplifica el diseño y la planificación, facilitando la selección de elementos estructurales predefinidos que cumplen con normas específicas. Esto conduce a una mayor rapidez en la ejecución de proyectos, reduciendo los tiempos de construcción y los costos asociados. Además, la estandarización facilita la interoperabilidad entre diferentes componentes, garantizando la compatibilidad y la uniformidad en la obra.

Nuestros productos cumplen con la normativa asociada a la estandarización de secciones de madera, como la EN 14081, que establece criterios técnicos comunes que aseguran la calidad y seguridad estructural de los elementos utilizados. Cumplir con estas normativas proporciona un marco reglamentario coherente y armonizado, promoviendo estándares elevados en la construcción de madera y garantizando la durabilidad y resistencia de las estructuras en el tiempo.

 

Análisis del ciclo de vida

El análisis del ciclo de vida de un producto de madera aplicado en la construcción implica evaluar exhaustivamente todas las etapas del ciclo de vida del material, desde la obtención de la materia prima hasta su disposición final. Este enfoque integral permite considerar aspectos ambientales, sociales y económicos, proporcionando una visión completa de la sostenibilidad del producto. Al examinar factores como la extracción de la madera, el procesamiento, el transporte, la construcción y eventualmente la gestión de residuos, se pueden identificar áreas de mejora para minimizar el impacto ambiental y maximizar la eficiencia. Este análisis ofrece información valiosa para la toma de decisiones en la selección de materiales y procesos constructivos, fomentando la adopción de prácticas más sostenibles y respaldando el desarrollo de construcciones respetuosas con el medio ambiente a lo largo de todo su ciclo de vida.

 

Contamos con la Declaración Ambiental de nuestros Productos

Los tratamientos protectores aplicados a la madera destinada a la construcción, en conformidad con la normativa europea, están diseñados para mejorar la durabilidad y resistencia del material. La EN 335, normativa clave en este contexto, establece las clases de uso que definen la exposición de la madera a diferentes ambientes y amenazas biológicas. Para proteger la madera, se utilizan tratamientos como la impregnación con sales o compuestos químicos, autoclave, y otros métodos que cumplen con los requisitos de la EN 351.

Tratamientos protectores

Estos tratamientos preservativos se aplican considerando la clase de uso específica a la que se destina la madera, como por ejemplo, la Clase de Uso 3 para aplicaciones en exteriores sin contacto directo con el suelo. La normativa europea proporciona pautas detalladas para garantizar que los tratamientos protectores se ajusten a estándares rigurosos, asegurando la longevidad y la integridad estructural de la madera utilizada en diversas condiciones ambientales y de servicio.

Contamos con productos de madera aptos para la construcción de las clases de uso definidas por la norma EN 335:

Clase de Uso 1 (U1): Madera en interiores con control climático, sin riesgo de humedad ni exposición a organismos xilófagos.

Clase de Uso 2 (U2): Madera en interiores sin control climático, con riesgo ocasional de humedad.

Clase de Uso 3 (U3): Madera utilizada en exteriores con exposición a la intemperie, pero sin contacto directo con el suelo.

Clase de Uso 4 (U4): Madera en contacto directo con el suelo o con agua dulce, sujeta a una humedad constante y alta.